Sin categoría

La música como derecho universal. Caso Venezuela

No concibo a Venezuela sin sus violinistas, sus instrumentos, y sus anhelos de ser músicos. He estado en esos conciertos, y se me eriza la piel, se me alegra el espíritu, se me remueve el ADN…Mi cerebro se calma, deja de pensar. La música es una forma de meditación. Los violines mueven la energía, y despierta el pensamiento. ¡Qué pena que Nico…no escuche buena música!, tal vez escuche el ruido de los silencios del hambre.

Jamlet Inculto

Canta Jorge Drexler en su canción Bailar en la cueva –del disco del mismo nombre– que “la música enseña, sueña, duele, cura”… y que “ya hacíamos música muchísimo antes de conocer la agricultura”.

Y bajo esas sentencias, quien esto escribe cree que la música es un derecho universal y que los creadores, es decir los músicos talentosos, deben tener todo el apoyo de las instituciones –si estos se acercan a los espacios oficiales, por supuesto– sin ser cuestionados, criticados o censurados por sus posiciones políticas o ideológicas.

Por eso, al ver el caso del director venezolano Gustavo Dudamel y la cancelación de la gira por Estados Unidos de la Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela –por las críticas del músico al gobierno de Nicolás Maduro y la represión en su país–, lo único que se nos ocurre pedir desde este espacio es que se deje en paz a los músicos y…

Ver la entrada original 266 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s